Archivo de la categoría: Internet

El discurso del presi

Estamos a siete días de la gala de los Oscar y ‘El discurso del rey’ es la película favorita para ser la gran triunfadora, pero a mí, personalmente, no me pareció para tanto. Hace siete días que se celebró la gala de los Goya en España y, aparte de Pan Negre, el discurso del presi, Alex de la Iglesia, ya ex-presi, fue el gran triunfador entre los internautas. A mí, no es que me pareciera mal, es que me pareció incompleto.

Desde siempre, no sé por qué, quizá como la prensa que en mi opinión tampoco sabe por qué, he sentido cierta simpatía hacia Alex de la Iglesia. Quizá sí se por qué. El motivo se llama ‘El día de la bestia’. ‘Acción mutante’, su película anterior y ópera prima, la vi años más tarde y la aborrecí. Quizá hubo que haberla visto en su momento. Desde aquellos años 90, Alex me decepcionó una vez tras otra, cuando iba a haber sus películas al cine,  con la honrosa excepción de ‘La Comunidad’, pero el tipo, como persona, seguía cayéndome bien, pese a sus guiones fallidos aunque sus planos rebosaran talento realizador.

Por eso me alegré cuando lo nombraron presidente de la Academia. Pensé, de verdad, que iba a conseguir una mejor imagen del cine español. Su primer discurso fue esperanzador. Adiós al ombliguismo y el onanismo de los cinestas patrios. Pero, en mi opinión, se ha pasado de populista. Todo lo que dijo en su último discurso era cierto: internet es el presente, no hay que despreciarlo y hay que adaptar la industria a las nuevas tecnologías. En definitiva, hay que crear un Neftlix español, con todas las películas españolas y extranjeras disponibles. Hay que crear un portal de descargas y streaming legal. Como Filmin, pero a lo bestia, para, de verdad, llegar a todos los puntos de España, no sólo a las grandes  ciudades. Es muy loable, pero, para mí, eso formaba parte de su trabajo y no era incompatible con la Ley Sinde. Una legislación en internet era necesaria.

Es por eso que creo que se ha ido con menos de la mitad del trabajo hecho y por lo que, esta vez fuera del cine, Alex de la Iglesia me ha decepcionado. Ahora veremos si gracias a su afición al Twitter, cuenta cosas que nosotros no sabemos y si, de verdad, todavía a 2011, la industria del cine español sigue anclada en el pasado y no quiere hacer las adaptaciones que son pertinentes o eso es un invento de blogueros e “internautas”.

Anuncios

Gurús

Me aburren mucho. No, ustedes no, me refiero a los gurús. Según la RAE, un gurú es “una persona a quien se considera maestro o guía espiritual o a quien se le reconoce autoridad intelectual”. En mi opinión, una persona deja de tener cualquier autoridad intelectual cuando alguien le califica como gurú. Eso, si no se lo ha autodenominado él. A partir de ahí, empieza a creerse infalible, asume que habla en representación de un colectivo sin haber sido elegido de manera democrática, habla sentando cátedra y se gana la vida como conferenciante. Generalmente muy bien, la verdad. Es entonces cuando su autoridad moral está por los suelos, aunque él piense que está por los cielos y muchos le hagan la ola a lo borrego.

Me aburren los gurús de internet, que se han elegido a sí mismos como representantes de los internautas. Yo soy internauta y en mi hombre no hablan Antonio Delgado, Javier de la Cueva, Enrique Dans o David Bravo. Mucho menos en mi nombre hablan los que se la chupan en twitter. Nunca antes había odiado tanto la palabra manifiesto, que ahora se emplea tan alegremente.

Me aburren aún más los gurús del periodismo internetero, que emplean el mismo discurso hasta la saciedad, creyéndose que evolucionan sin hacerlo, sabiendo venderse más que hacer el propio periodismo. Bueno, en realidad, ésta es la principal característica del gurú: ser un vendemotos. Aquellos que pregonan libertad y luego ejercen la censura de la inquisición en las nueva tecnologías.

Me aburren los gurús del sindicalismo, que una vez más se reúnen en mi nombre con las autoridades, crean una huelga general en la que no creen sólo para lavar su imagen, ceden ante el Gobierno y luego te venden la resolución del acuerdo sobre las pensiones como una victoria. Realmente, lo merece, ¿Quién no quiere trabajar como mínimo 38,5 años para jubilarse? En realidad, es un fracaso, a mí me gustaría trabajar hasta los 75. Si fuera como trabajan los sindicalistas, claro…

Me aburren los gurús del cine, da igual que sean presidentes de la academia y se crean salvadores del cine o que tengan más de 50.000 followers. Se creen elevados a la categoría de genios, de dar nombre a manifiestos, de cambiar la imagen de nuestro cine. En realidad son triatletas, primero corren, después un poco de bicicleta y, al final, nada.

Me aburren los gurús de los críticos de televisión y cine, que presumen de no ver la televisión o salirse de la sala en la mayoría de las películas. Acuden más pronto que tarde a la descalificación antes que al análisis y al argumento. Es más molón. Y también más fácil. Pero, ya saben, a base de repetirse ganan adeptos.

Y no, no me pinchen, que no lo voy a decir. No me aburren los gurús de la televisión (dedos cruzados). Lean más arriba… Hay que llegar a los 38,5 años cotizados y, como dice Escrito Por, es difícil imaginarse esto dedicándose uno al mundo del guión, así que mejor no echar más piedras sobre el tejado propio, que los gurús de la economía decían que la crisis iba a durar solo 2009 y ya estamos en 2011. Pero claro, como son gurús, se les perdona todo.

Si ser gurú consiste en repetir una fórmula hasta la saciedad porque siempre funciona, yo tengo una táctica infalible para dormirme por las noches cuando tengo insomnio. Pero no se la digo que este blog lo leen niños. ¿Podría convertirme con eso en gurú de los insomnes? Créanme, los gurús se masturban mucho más y la gente les aplaude…

Las grandes preguntas de 2011

He estado muy ocupado esta Navidad porque me cambio de casa, pero eso, aunque me ha impedido escribirlo, no ha evitado que no pensase en la llegada del nuevo año. Y viene bien escribirlo hoy, a día 10, cuando ya han pasado las fiestas y todo el mundo tiene propósitos, sobre todo propósitos relacionados con la nutrición. ¿Qué nos deparará el 2011? A mí, en principio, un nuevo domicilio, pero así, a bote pronto… ¿cuáles son los grandes interrogantes? Hago una lista de los que se me han ocurrido.

¿Prosperará, aunque reviosionada, la Ley Sinde? ¿Entenderán los a sí mismo llamados ‘internautas’ que la libre expresión y el gratis total no significan lo mismo? ¿Entenderán las empresas de contenidos que tienen que reinventarse? ¿Habrá acuerdo?

¿Será el Madrid de Mourinho el que arrebate los títulos al Barça de Guardiola? ¿Acabarán los otros entrenadores de la Liga comiéndose al portugués? ¿O seguirá todo como antes y Florentino tendrás que huir de Madrid?

¿Será la película de Almodóvar la de cal o la de arena? ¿Habrá sido capaz de exprimir todo el talento de Blanca Suárez? ¿O será una decepción como ‘Los abrazos rotos’?

¿Saldrá el proyecto de serie en el que llevo cuatro meses trabajando adelante? ¿Será otra? ¿No será? ¿Me tendré que dedicar a otra cosa?

¿Habrá elecciones anticipadas? ¿Nos iremos del todo a la mierda? ¿O tendrán razón ésos que dicen que en 2011 será el año de la recuperación?

¿La gente en tiempos de crisis quiere reirse o entretenerse con tramas de misterio? ¿Comedia o thriller?

¿Irá la gente más al cine? ¿Serán las películas españolas mejores que en 2010? ¿Habrá películas buenas como ‘También la lluvia’ o malas como ‘Balada triste de trompeta’?

¿Caminaremos hacia el duopolio Telecinco-Cuatro contra Antena3-La Sexta? ¿Qué pasará con la ficción? ¿Seguirá siendo Antena3 la única cadena que apuesta claramente por ella?

¿Nos acordaremos más de aquellos que están peor que nosotros, de países en conflicto como el Sáhara, Sudán, Sierra Leona, Somalia o todos los que cita Ramón Lobo en este magnífico post?

¿El año que viene en Navidad por qué brindaremos?

¿Será Tomás Gómez capaz de desbancar a Desesperanza Aguirre? ¿Pagará el PP valenciano por la trama Gurtel? ¿Se destruirán los cortijos socialistas de Castilla La Mancha o Andalucía?

– ¿Se acabará el mundo o empezará uno nuevo?

Aunque sea tarde, FELIZ AÑO 2011 y que no nos quedemos como estamos.