Archivo de la categoría: Gastronomía

Atrio Experience

Fue hace ya 10 días, pero hoy un buen amigo me ha dicho que se iba a cenar a el Bulli con Salvador Sostres y, aunque eso es insuperable por dos motivos (Por lo de Sostres y por lo de que el Bulli lo cierran), yo me he acordado de mi experiencia en el Atrio de Cáceres, experiencia que quiero compartir con vosotros. ¿Es una locura pagar 300 por una comida para dos? Es posible, pero es un lujo que uno, como mucho, se da cada dos años. ¿No es una estupidez también pagar más de 7 euros por una copa? Efectivamente, lo es, y no por ello muchos lo hacen varias veces a la semana. Teniendo en cuenta que no me había tomado una copa en lo que iba de año y el ahorro que ello me había supuesto, me permití el lujo del Atrio.

De vez en cuando a uno le gusta que los camareros le hagan la pelota, comer manjares en un espacio agradable y que le den posteriormente el menú completo en un sobrecito. Os lo recomiendo: merece la pena estar sin beber copas dos meses. Os pongo a continuación el menú. Lo que sentí al comérmelo es algo que sólamente se puede explicar con sabores. Para ayudar, lo he acompañado de alguna que otra imagen.

Sopa tibia de calabaza y castañas

Capuccino de foie con crujiente de maiz y hongos

Navaja asada sobre loncheja de ibérico, curry e hierbas

Cigala careta de ibérico y jugo cremoso de ave

Vieira asada, setas y trufa negra

Salmonete con caldo de especias, cítricos y falsas escamas

Pluma ibérica con melocotones salteados y puré de berros

Binomio de Torta del Casar en contraste con Membrillo y aceite especiado

Tocinillo con helado de yogur y tierra de cacao

Todo ello regado con sus buenas copas de vino. Aunque os aseguro que también me gustan las alitas de pollo saladas de Pepe el guarro. A la vuelta de Cáceres, con la barriga llena y los bolsillos vacíos, mi coche hizo crack en Navalmoral de la Mata, de manera que la broma me costó un poco más. Pero tengo el recuerdo y estas fotos. Averiguad qué es qué….