‘The Newsroom’ y la moralina

Hay gente que sólo habla de lo que no le gusta y gente que generalmente se manifiesta cuando algo le gusta. Esto es así. Aparentemente lo más inteligente es ser de los primeros. Hablar con superioridad moral sobre lo mal que está hecha una serie, una película o una novela está bien visto. Decir que algo es bueno es un síntoma de debilidad. Bien, yo soy débil, soy de los segundos ya que predominantemente suelo escribir sobre lo que me gusta. Y ‘The Newsroom‘, la serie de Aaron Sorkin que se estrenó hace unas semana en la HBO no me gusta, sino que me encanta.

Partamos de la base de que trata un tema que especialmente me interesa: el periodismo. Un tema arriesgado, porque todo el mundo tiene una opinión sobre este gremio, generalmente mala. ‘The Newsroom’ ha sido un éxito de audiencia y al emitirse el segundo capítulo ya firmó por una segunda temporada, pero parece que no ha enamorado igualmente a los críticos estadounidenses.

Los principales defectos que le encuentran son la grandilocuencia y la verborrea de los diálogos de Sorkin (yo los admiro), el hecho de utilizar noticias reales y tratarlas en las tramas con la ventaja de tener todos los datos de lo que sucedió en la realidad, algo que no deberían tener los personajes en vivo y, sobre todo, el discurso moralizante sobre cómo debería ser el buen periodismo. Y es esto último, desde mi punto de vista, lo que más ha enervado a los críticos. No soportan que ellos, que son periodistas de verdad, tengan que ser sermoneados por un tipo con gafas y tics nerviosos que se cree más listo que nadie.

‘The Newsroom’ no tiene diálogos realistas: nadie tiene réplicas tan geniales ni ocurrencias tan ingeniosas tan rápido y en tanta cantidad. Pero qué importa, te enamoras igualmente de los personajes. A mí me encanta saber que sí hay alguien tan genial detrás de ellos. ‘The Newsroom’ no está, por tanto, extremadamente sujeta a la realidad, quizá porque es difícil encontrar periodistas tan independientes. Pero es como la realidad debería de ser. ‘The Newsroom’ no sólo es una serie buena, sino que es una serie necesaria. Necesitamos buenos periodistas, no ésos que están influenciados por las audiencias, los poderes políticos o los intereses económicos de las grandes empresas. Y sí, en la realidad, aunque son minoría, existen, como las personas de réplicas rápidas y geniales, los políticos honestos y Aaron Sorkin. Lo que pasa es que difícil verlos entre tanta basura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s