Radiografía del sufrimiento

La época lo pide, la sociedad lo demanda, la economía lo obliga, los agentes externos nos empujan y el futuro, negro como el ébano, nos lo pone en bandeja. Es tiempo de sufrimiento, de agonía, de incertidumbre…

Agobiarse porque la prima de riesgo, de la que antes no teníamos conocimiento y ahora conocemos, pero no entendemos, bate récords cada vez que le das al f5 para actualizar la portada del cualquier medio de comunicación online. Depende de cuál abras, el agobio será mayor o peor.

No dormir cada martes por la noche pensando en cuál será el dato de audiencia de la serie en la que trabajas, porque de él, supuestamente, depende la renovación por una segunda temporada y, por tanto, y también, en consecuencia, que tu situación laboral se mantenga activa y con ingresos.

Porque lo que sí que te hace comerte la cabeza es que la mayoría de los compañeros con los que has trabajado a lo largo tu experiencia en el mundo audiovisual engrosan las listas del INEM, sean de programas o de ficción, más o menos experimentados, con experiencia de responsabilidad o no. Y lo peor es que el futuro de la industria invita a que no va a ser mejor, sino lo contrario.

Y sufres, cuando en realidad ni te va ni te viene, al intentar buscar un poco de evasión en la selección española de fútbol. Porque crees que te has convertido en Brasil y Brasil se ha convertido en España. Nosotros estamos mal económicamente y somos casi los mejores del mundo en fútbol. Brasil ha sufrido el giro contrario. Ahora están bien en lo económico y ya no son una selección invencible.

Sí, lo sé, el fútbol parece un asunto menor, cuando nuestro trabajo y, sobre todo, el futuro de nuestros hijos y del estado de bienestar está más que en peligro. Pero es sólo por buscarse algo más por lo que sufrir.

Te retuerces las neuronas para pensar en futuros proyectos, en distintas salidas, en diversas posibilidades, con la sensación de que ya todo está hecho. De que nada va a funcionar.

Aunque siempres has sabido que están ahí, te molestan y te indignan mucho más las injusticias. Esas diferencias salariales entre las grandes estrellas del periodismo y lo curritos. Esos expedientes de regulación de empleo que se hacen para realizar la contratación millonaria de una estrella. La sensación de que todo va a que vamos a ser nosotros los que paguemos por trabajo y no al revés, como se supone que debería ser. Lo último, y ya se hace, es pagar con tus horas de trabajo por visibilidad.

La crisis económica está ahí. Pero también es un hecho, y por eso incide más en estos sectores, que el modelo de negocio de la industria audiovisual está sufriendo su propia batalla, entre los que quieren anclarse en el antiguo y lucrativo régimen y los que saben por dónde va el futuro, pero no reciben el premio deseado por su espíritu emprendedor.

En realidad es mejor no pensar y mirar a Sol, que está ahí sentadita mirándome con sus ojos grandes. Ésa es la mayor inspiración de todas para seguir pensando en la fórmula mágica.

Anuncios

2 Respuestas a “Radiografía del sufrimiento

  1. Ánimo, Luis! Escogimos la profesión equivocada, está claro, pero al menos hemos tenido la oportunidad de desarrollarnos profesionalmente. Es que pienso en los chavales que tienen hoy 25 años y se me llevan los demonios, imagina que nadie te hubiera dado ni siquiera la primera oportunidad… En fin, que agárrate fuerte a tu hija y pa’lante, que el futuro es de los buenos.

    Vero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s