Complejos patrios

Sí, ya lo sé, acabamos de ganar el Mundial y estamos todos rebosantes de patriotismo futbolero, pero, a pesar de que somos la primera potencia (del mundo del balompie), el fatalismo y el pesimismo sigue instaurado en nosotros, no en uno sino en mil aspectos. Y no es sólo por la crisis, es por algo inherente a ser español. Todo lo que hay fuera es mejor que lo que hay en casa. Los clubes de fútbol, sin ir más lejos, lo han estado practicando durante más de una década. Dicen que tiene que ver con la pérdida de las colonias en 1898 y de ahí viene todo. No lo digo yo, lo decía Ortega y Gasset. Y voy a hablar concretamente de a qué me refiero.

Hace un par de semanas estaba inmerso en unos de los animados debates que se producen a la hora de comer en el comedor de mi productora. Un guionista decía delante de un actor de una serie de prime time que la mayoría de los intérpretes españoles son malos, que no te puedes fiar a la hora de buscar actores que interpreten personajes secundarios o episódicos porque tienes un 90% de posibilidades de que el resultado sea bochornoso. El actor, con un alto concepto de sí mismo, defendía que eso no era así, mientras el guionista seguía erre que erre con que si tú ves cualquier serie americana, te crees hasta al intérprete que sólo dice una frase desde el primer frame, cosa que no ocurría con los españoles. El actor podía haber hecho la réplica recurrente y decirle al guionista que ya quisieran ser los guiones escritos por españoles como los escritos por estadounidenses. No vamos a entrar ahora en las limitaciones presupuestarias y de mercado que existen para la ficción española, limitaciones que condicionan enormemente los guiones.

Pero sí. Había vuelto a suceder. Pensamos siempre que lo de fuera es mejor que lo nuestro. No importa que haya actores que ganan premios por festivales, ni que existan películas españolas recibiendo premios por medio mundo. Tampoco que las películas patrias recaudan mucho más dinero fuera que en nuestro propio país. Ni que las series, aparte de ser las más vistas en España, son vendidas a media Europa y Latinoamérica. Contra todos estos datos vale cualquier argumento: “Que una serie o película funcione comercialmente no quiere decir que tenga calidad”, “Que una película o un actor gane premios no garantiza nada”. Pero es cierto que existe un determinado sector en el que muchas veces nos incluimos los propios guionistas que desprecia lo nuestro. Y uno de los argumento más esgrimidos es el de “Es que no me lo creo”.

Ocurre que, como dice David Muñoz en su post de Bloguionistas ‘mentirijillas’, parece que cualquier cosa que pase en Estados Unidos, como ataques alienígenas, psicópatas y policías científicos, es lo suficientemente creíble, mientras que en España sólo nos creemos que pueda haber comedias costumbristas o culebrones, sean o no de la Guerra Civil. Los que precisamente critican que la ficción española sea siempre ‘igual’ son los que cuando se hace una serie diferente directamente la rechazan porque ‘no es creíble’ o porque ‘como es española la harán fatal’. Es algo que, aunque no quieras, tienes interiorizado, igualito igualito que la educación católica. Algo curioso que también ocurre es cuando se dice que los actores de las series americanas son mucho mejores que los de las españolas. Que no digo yo que no, pero tiene gracia cuando viene de gente que jamás le ha oído la voz verdadera a esos actores y que, en realidad, lo que a lo mejor quieren decir es que los dobladores españoles son muy buenos. Particularmente pienso que es más difícil detectar a un actor malo cuando habla en un idioma que no es el tuyo, por mucho que veas las series en versión original.

Y todo esto tiene relación directa con una serie que he visto últimamente porque tenía ganas y me la dejé pasar cuando la emitieron por televisión. No triunfó. Podría decirse que fracasó. Y lo hizo fundamentalmente porque tuvo enfrente algo que, al parecer, le gustó más a los españoles: la tv movie sobre la Duquesa de Alba. Hablo de ‘Karabudjan’. Sí, para empezar el título no era demasiado comercial, y para seguir los que se dignaron a verla pese a ser española porque trataba un tema diferente posiblemente la consideraron poco creíble. Yo primero me sorprendí porque me gustaron bastante la factura, la realización, la trama y los personajes (pequeñas incongruencias de guión mediante) y luego me volví a sorprender a mí mismo cuando, debido a mis prejuicios, me pareció poco creíble que existiera una red de prostitución internacional infantil cuyos tentáculos lleguen a Madrid y Bogotá. Pero, si estamos atentos a las noticias, es más creíble que el ataque de extraterrestres en Estados Unidos. ¿Por qué no? Peca de pocos momentos emocionales, pero, por lo demás, me parece un entretenimiento recomendable. Y no, no tengo ningún amigo que trabajara en esta serie.

Anuncios

5 Respuestas a “Complejos patrios

  1. Dónde esté Di María

  2. Dónde esté Di María que se quite Navas y dónde esté Schweinsteiger que se quite Javi Martínez. Por supuesto.

  3. Tienes razón…Bardem y Banderas no me parecen nada atractivos ni me gusta nada de nada como trabajan y mira…
    ¿Y Carmen Elías, Belén Rueda o Ana Duato? Es que no me gustan nada, me parecen sobreactuadas…en mi caso, tienes toda la razón.

  4. La calidad no es mensurable, la comercialidad, sí. Por tanto, la primera es una cuestion subjetiva y la segunda, dentro de lo que cabe, objetiva. Por eso a Melón le puede gustar una serie que ha gustado a poca gente y defenderla. El problema es, repito, que el concepto de calidad es subjetivo y casi siempre choca con la democracia de las audiencias . Ya sabeis, un audímetro……X miles de votos

  5. Tienes toooda la razón, niñomelón. Es más, nunca se tiene en cuenta que el audiovisual americano que nos llega ha pasado una enorme criba, hay montones de películas, series, programas… que no llegan a España por malos o porque se han dado una grandísima leche. Así que no es justo compararlos con tooodos los productos de aquí, deberíamos compararlos sólo con aquellos que pasan la criba nacional y se exportan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s