Medemiadas

Ya lleva algo más de un mes circulando por internet el trailer de ‘Room in Rome’, la nueva película de Julio Medem. Cuando aún existía soitu.es y la película era sólo un proyecto vertí mis opiniones sobre el mismo. Vistos los trailers (porque son varios), no me desdigo lo más mínimo. Julio Medem puso el grito en el cielo cuando, al difundirse unas primeras imágenes de la película a través de Youtube y ser catalogada por algunos de casi pornográfica. El director vasco afirma que ése no era el traíler aprobado por él. Ahora ha salido el oficial. Lo podemos ver aquí. La verdad es que yo no veo demasiada diferencia.

El objetivo de estas palabras no era hacer babear a algunos y a algunas con los esbeltos cuerpos de Elena Anaya y Natasha Yarovenko, aunque lo parezca.

Dentro del gremio audiovisual, como en todos los gremios, pero quizá más si cabe, resulta divertido a la par que entretenido hablar de anécdotas que te han contado sobre gente más o menos conocida dentro de lo que algunos llaman ‘el mundillo’. Y de entre estas personas más o menos conocidas, Julio Medem es el que más leyendas aglutina. Reales o no, y después de haber compartido comida y mantel este mediodía volviendo a pasarlo bien a costa de Julito, lo importante es que son divertidas. Ahí van.

La de Almodóvar

Se encuentran Julio Medem y Almodóvar en un festival de cine, entrega de premios, estreno o similar. Julio se acerca a Peeeeeeeeedro y le dice. “Pedro soy un gran admirador tuyo, me encantan tus películas”. Almodóvar: “Ah, ¿sí?, ¿y cuál es la que más te gusta?. Medem: “‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’, pero te tengo que decir una cosa, creo que le sobra media hora, así que me he tomado la licencia de hacer un remontaje y ahora queda perfecta”. No me quiero ni imaginar la cara de Almodóvar, esa gran humildad caminante.

La de la inspiración divina

Julio Medem ensimismado durante un rodaje de una de sus películas. Uno de los técnicos, que lo ve en babia, le pregunta qué le pasa. Medem vuelve en sí: “Es que me ha venido un guión”. “¿Cómo que te ha venido, quién te lo ha enviado?”. Medem: “No, que me ha venido el guión a la cabeza, así, de repente, ya tengo el guión de mi próxima peli”. Se admiten apuestas: ¿Sería ‘Caótico Ano’ o ‘Room in Rome’? ¿Qué grado de erección tenía cuando el ténico le hizo volver a la realidad?

La del psicoanalista

Preparación del rodaje de ‘Lucía y el sexo’. Elena Anaya un poco insegura ante las secuencias de fuerte contenido erótico que tiene que rodar. Julio le dice que se tiene que preparar muy bien el personaje, que tiene que pensar como él, que incluso debe someterse a una sesión de psicoanálisis con un profesional como si fuera la propia Belén, a quien iba a interpretar. Elena, claro, alucinando con Medem. Que si qué buena idea, qué grande eres Julio, eres el mejor director de actores del mundo. El propio Medem le dice que se ha tomado la licencia de pedirle cita en un psicólogo amigo suyo. Le entrega a Elena su tarjeta, con su dirección, la fecha y la hora. Elena hace una introspección para ir a la consulta como si fuera Belén. Aparece allí y quien le abre la puerta no es otro que el propio Julio Medem, haciendo las veces de psicólogo. En su defensa hay que decir que Medem estudió la carrera de Psicología. Pero… ¿es o no es una buena manera de currarse una cita a solas en una sala con diván? ¿Habrá hecho lo mismo para ‘Room in Rome’?

La del actor porno

Volvemos a la época de preproducción de ‘Lucía y el sexo’. Medem está desesperado. Después de hacer numerosos castings, haber visto mogollón de videobooks, haber sondeado el mercado internacional, etc… es incapaz de dar con el actor perfecto para interpretar el papel del actor porno para el cual fue finalmente elegido Daniel Freire. Para entendernos, el padrastro de Belén (la que interpretó Elena Anaya). Tan, tan desesperado estaba, que un día llamó a un director amigo suyo: “¿Se te ocurre alguien? Necesito que sea un buen actor, que sea muy atractivo y que esté muy bien dotado. No encuentro a nadie, tío. Fíjate que estoy pensando hasta hacerlo yo mismo”.

NOTA: Por si a alguien se le ocurre. Sobre las anécdotas arriba descritas no se tienen fuentes didedignas. Siempre son amigos de amigos de uno que estuvo en el rodaje y al que se lo contó otro. Pero… ¿qué importa que sean ciertas o no?

Anuncios

Una respuesta a “Medemiadas

  1. No estaría de mas escribir un libro sobre las leyendas urbanas, o rurales, del cine español. Exito seguro,porque, además, se podría rodar una peli de esqueches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s