El poder narrativo de Twitter

Hace pocos meses que estoy en Twitter (@lmurilloarias). Ni soy conocido, ni soy un gurú, ni muchos de mis amigos me pueden ‘followear’ puesto que la mayoría no saben ni lo que es. Por eso pocos me siguen. Pero gracias a otra gente que también está cerca y a mi capacidad de adicción he empezado a aprender mucho de esta simple red social y sobre sus posibles usos. Enumero aquí algunos de ellos.


Como herramienta periodística al servicio de la inmediatez

Hace algún tiempo estuve trabajando en soitu.es, medio de internet que murió joven pero que dejó marca, como James Dean o Marylin Monroe. Antonio Delgado (gurú de internet y @adelgado en Twitter) avisó a la redacción de que en la red social se hablaba de que había habido un terremoto en Honduras. Los redactores revisaron las notas de EFE y otras agencias y no había noticia de ello. A través del servicio de sismología USGS, detectaron que, efectivamente, en aquella zona se había producido un movimiento sísmico, y dieron con el epicentro. Localizaron el teléfono de una comisaría de policía de aquella ciudad y, tras una llamada, confirmaron el terremoto e incluso los primeros datos sobre los daños que había provocado. Para cuando EFE lanzó el teletipo y los primeros medios importantes españoles empezaron a dar la noticia del terremoto, soitu.es ya había salido con los primeros datos. Con los terremotos de Haití y Chile ha ocurrido lo mismo. Twitter ha sido imprescindible a nivel informativo.

Como herramienta de autopromoción

Todo el mundo puede ser su propio community manager en Twitter. Si eres periodista, puedes enlazar los temas que escribas para que la gente los lea. Si eres actor, guionista, director, puedes promocionar tus próximos estrenos, los horarios de las emisiones, los premios que vas ganando, etc. Si eres escritor puedes hablar continuamente de tu novela. Muchos lo hacen, bastantes de ellos famosos: Buenafuente, Obama, Iker Casillas, Aston Kutcher… También lo hacen muchas entidades. Por ejemplo, yo sigo a La Casa Encendida (@lacasaencendida), a Fotogramas (@fotogramas) y al Museo Reína Sofía (@museoreinasofia) para informarme en cualquier momento de los concursos, temas y exposiciones que me interesan.

Como generador de tendencias

Es por todos conocido y ha sido mofa de todo el mundo menos de unos cuantos la foto en Facebook de un etarra con la camiseta de la selección española. Antonio Delgado se dio cuenta de que había dos o tres grupos en la propia Facebook del tipo ‘señoras que’, pero en modo ‘etarras que’. Lo comentó en su twitter. Al tener muchos seguidores, la noticia empezó a correr como la espuma y algunos medios como El Mundo se hicieron eco de la noticia. Esto provocó que se multiplicaran los grupos de ‘etarras que’ por cientos. A mí, personalmente, el que más gracia me hace es el de ‘etarras que piden el regreso de Raúl a la selección’. Todo este periplo lo registró mucho mejor Delia Rodríguez (@delia2d) en su blogAsí me enteré de que eso se llama meme.

Como ‘alter ego’ de personajes de programas o series de televisión

Uno de los ejemplos más exitosos es el de Enjuto Mojamuto(@enjutomojamuto), que tiene más de 100.o00 ‘followers’. Más reciente y con un gran impacto también en Twitter, es el de Eva, la psicóloga de ‘La Pecera de Eva’ (@lapeceradeeva), serie que primero se emitió en Telecinco y que luego ha pasado a emitirse en La Siete, aunque también se puede ver en Telecinco.es. Eva empezó lanzando sus pensamientos a la vez que se emitían los capítulos. Un nuevo concepto. Y así comenzó a interactuar con sus seguidores, que hasta le pedían consejos psicológicos, como si de una psicóloga real se tratara. A día de hoy tiene 2.371 ‘followers’.

¡Atención, pregunta….!

Lo que yo me planteo es si twitter puede servir también como herramienta literaria. No como un lugar para hacer microrrelatos de menos de 140 caracteres, sino como una herramienta para hacer una serie de píldoras de esa longitud que tengan un hilo conductor y mantengan el interés del público. Y voy a hacer el experimento. A diferencia de los twitters personales, que, haciendo honor a ese adjetivo, se escriben en primera persona, en esta ocasión, el Niño Melón (@elninomelones) será el narrador de la historia. Su protagonista será Dunia, una hikkikomori madrileña que vive en Malasaña, una de esas adolescentes tipo japonesa que no sale de casa por temor al fracaso y su vida gira en torno a internet. Prometo actualizar tres tweets al día (uno por la mañana, entre las 9 y las 11;  al mediodía, entre las 2 y las 4; y por la noche, entre las 10 y las 12). Yo también tengo miedo al fracaso y es muy posible porque no tengo mapa de tramas. La historia comenzará el día del padre: 19 de marzo. Estáis todos invitados.

Por cierto, el jurado del filmfest ya se ha reunido y ha elegido a los nominados. La semana que viene se darán a conocer. No esperamos estar entre ellos. En cualquier caso, ya tenemos la versión extendida de los directores, que podréis ver aquí en primicia.

Anuncios

Una respuesta a “El poder narrativo de Twitter

  1. Con mirar mi correo, facebook, las páginas de internet que me gustan, actualizar el blog y ver y a veces hasta comentar los blogs que me gustan ya tengo mi cupo de intenné. No sé, también era reacia a facebook y ahí estoy, así que lo mismo en un mes me he apuntado a twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s